Por qué deberías contratar un fotógrafo en tu boda

 

Para poder explicarte el por qué deberías contratar un fotógrafo el día de tu boda solo necesitamos darte tres razones: saber elegir el qúe, el cuándo y el cómo. Estas son las claves.

Qué fotografiar:

Sabemos que al pensar en las fotografías de boda a todos nos vienen las clásicas escenas a la cabeza: la llegada a la Iglesia, el primer beso, tirar el ramo… Pero hay instantes y detalles en los que un profesional repara y que quizás otro pase por alto: las manos entrelazadas de un padre y su hija camino del altar, el abrazo del novio con un gran amigo con el que se reencuentra, la emoción de los invitados al ver a la pareja salir junta de la ceremonia…

 

¿Vas a dejar que todo esto se pierda?

 

Además, tus invitados no tienen que notar su presencia -aquí también influye el cúando y el cómo- para poder capturar gestos naturales, escenas conmovedoras y todas las emociones que surgen de forma espontánea en un día como ese y que a fin de cuentas, es lo que querrás recordar.


Cuándo fotografiar:

No hay que olvidar que este es un día para disfrutar, tanto los novios como la familia y amigos invitados, por lo que no deberíais estar pendientes de nada que no sea vivir al máximo ese día.Un buen fotógrafo se encargará, sin que os deis cuenta, de capturar los mejores momentos.

Cómo fotografiar:

Es importante recordar que no por tener una cámara de fotos se es fotógrafo. Tan importante es tener un buen equipo como saber sacarle el mejor rendimiento.

 

 

No lo pienses más, si hay algo en lo que deberías invertir en el día de tu boda es en aquello que te la recordará para siempre.